Tras el éxito de la pasada Navidad, Laurent-Perrier y el madrileño Hotel Wellington continúan con su exclusiva experiencia en el Bar Inglés del hotel, ahora rebautizado Bar Grand Siècle. En él, se puede degustar Laurent-Perrier Grand Siècle por copas, acompañado de un maridaje que irá variando a lo largo de los meses, en el marco incomparable de uno de los hoteles 5 estrellas más emblemáticos de la capital. A partir de ahora, se puede pedir una copa de Champagne Laurent-Perrier Grand Siècle con aperitivo especial por 35€ o para aquellos que quieran dar un homenaje, lo podrán hacer  con la botella completa y un aperitivo especial por 130€.

Grand Siècle par Laurent-Perrier

Este champán se lanzó al Mercado en 1959, momento desde el que Grand Siècle se concibió como un nuevo tipo de Champagne de prestigio, mucho más allá de los millésimes exclusivos: la unión de tres añadas complementarias, una por su estructura, otra por su refinamiento y la última por su frescura. Se elabora a partir de una selección de 11 de los 17 Grands Crus de Chardonnay y Pinot Noir de Champagne, entre los que se encuentran, Ambonnay, Verzenay, Mailly, Avize, Cramant, Chouilly et Le Mesnilsur-Ogery, antes de su degustación, permanece como mínimo ocho años en las bodegas.

Su color brillante, de un amarillo radiante y sus aromas sutiles de miel, de avellana, de almendra tostada y de panadería hace de éste un vino perfecto para acompañar los platos más refinados.

Su nombre, Grand Siècle (Gran Siglo), hace honor a una de las épocas más fastas de la historia de Francia, el siglo XVII, cuando el Champagne apareció por primera vez en el Château de Versailles. Bernard de Nonancourt, una vez imaginado el vino, envió diversas opciones de nombres al General Charles de Gaulle y a dos escritores, François Mauriac y Maurice Genevoix. “Y el gran Charles me contestó. Creí oír su voz al leer su mensaje ‘Grand Siècle, bien sûr, Nonancourt. Amitiés, Charles de Gaulle’ ”.

La botella negra con cuello de cisne está inspirada en las primeras botellas de Champagne, sopladas a boca por maestros del vidrio del siglo XVII. La extrema exigencia en su producción hace que, desde 1959, sólo 20 cuvées de Grand Siècle se han comercializado.

El vino ofrece un sabroso sabor en boca muy evolutivo, terminando por un toque de frescura con una notable persistencia aromática.

De esta forma, Grand Siècle ofrece una alianza única de fuerza y de delicadeza combinadas.

En la mesa

Se sirve a una temperatura entre 10°C y 12°C.

Acompaña tanto a una ave con trufas como a un asado de ternera con moras o frambuesas. A descubrir igualmente con pescado como el salmonete o la lubina. Es muy recommendable servirlo a una temperatura de 11 grados al aperitivo antes de un banquete , le dará desde el comienzo una nota suntuosa.

A %d blogueros les gusta esto: