Pocas cosas huelen más a fiesta, alegría y buenos deseos que un mercado navideño. Llenos de casetas, todas ellas decoradas con motivos navideños y acompañados de canciones tradicionales, alegran estas fechas a pequeños y mayores.

Tradicionalmente, Alemania, Austria y Suiza han presumido de tener los mejores mercados navideños de Europa. Sin embargo, he encontrado para todos mis fieles lectores  varios mercados preciosos que están algo más cerca y con los que disfrutarás de una Navidad de ensueño.

La Plaza Mayor de Madrid,

Los Campos Elíseos de París, La Plaça Nova de Barcelona y el Mercado navideño en Verona

1. Plaza Mayor de Madrid

Hasta el 31 de diciembre, en la Plaza Mayor se concentran más de 100 casetas y un tiovivo en medio de la plaza para los más pequeños de la casa.

Lo curioso de este mercado navideño es que cerca de 15 casetas ofrecen artículos de broma, dándole un toque gamberro y divertido a la Navidad de los madrileños. La práctica más común al visitar este mercado es comprarse una peluca o gorro estrafalario y llevarlo puesto mientras paseas por las calles de Madrid.

Plaza Mayor de Madrid en Navidad
www.flickr.com/photos/poldavo/

 

2. Campos Elíseos de París

A lo largo de todo París más de 125 plazas se engalanan para la navidad pero destaca sobre todas el mercado de los Campos Elíseos. Casi 2,5 kilómetros de mercado, con 200 casetas operativas que te atenderán hasta principios del próximo año.

Este mercado que cada año se instala en la ave­ni­da más conocida de Fran­cia, es una magnífica opor­tu­ni­dad para cono­cer un poco de la cul­tu­ra fran­ce­sa. A lo largo de toda la avenida te ofrecerán degustaciones de la cocina típica del país galo que no puedes dejar de pro­bar. Además, cuenta con una zona de productos artesanos y otros artículos que te vendrán muy bien para hacer un regalo.

Si después de los 2,5 km el cansancio no ha podido contigo hay una pista de hielo delante del Ayuntamiento que hará las delicias de los niños.

Campos Elíseos de París en Navidad
www.flickr.com/photos/hypatricia/

 

3. Plaça Nova de Barcelona

Lo que en sus orígenes empezó siendo una feria que se organizaba con motivo de la festividad de Santa Lucía, el 13 de diciembre, actualmente ha derivado en un mercado navideño espectacular. Aunque no es la única feria ni mercado navideño de la ciudad de Barcelona sí que es la más antigua de todas, con 230 años recién cumplidos.

El principal mercado de Navidad se celebra en la Plaça Nova, cerca de la magnífica Catedral de Barcelona, en el Barrio Gótico de la ciudad. Podrás encontrar árboles de Navidad, adornos navideños, figuras para belenes (sí, también el famosísimo ‘caganer‘) y artículos de regalo mayoritariamente artesanales.

Como último consejo te recomendamos darte prisa en visitar este mercado navideño ya que cierra el 23 de diciembre y también te recomendamos que lo visites tanto de día como de noche.

Fira de Santa Llúcia
es.firadesantallucia.cat/

 

4. Mercado navideño en Verona

Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, alberga un precioso mercado navideño muy famoso en Italia. Si te decides a visitar Verona te esperan más de 60 puestos que recrean a la perfección el ambiente de los mercados tradicionales alemanes y austriacos.

Además de los típicos adornos y productos navideños, en el mercado de Verona podrás hacerte con figuras de cerámica, juguetes artesanales y ropa para huir del frío.

Para terminar de fundirte con el espíritu navideño, tienes que visitar el anfiteatro Arena de Verona, donde se celebra un festival internacional en el que se exhiben más de 400 belenes.

Mercado de Navidad, Verona
www.flickr.com/photos/23748404@N00/

Ya sabeis ¡a disfrutar!