El pasado 16 de marzo estuvimos celebrando en familia el cumpleaños de mi hermana en el Invernadero de los Peñotes. Un increíble oasis en la zona norte de Madrid, a tan solo cinco minutos del centro en coche y con gran parking propio, cuyo encanto comienza por su ubicación: unos antiguos invernaderos del centro de jardinería Los Peñotes. Su estructura acristalada (¡imagina cómo es de luminoso!), con abundante vegetación presente por todas partes y el buen gusto con el que se ha decorado, hacen este restaurante un lugar fascinante y muy especial que impresiona con solo poner un pie en él.

Además, es un sitio ideal para ir con niños gracias a los grandes espacios seguros y al aire libre con los que cuenta.

El restaurante está dividido en 3 ambientes:

1) el Comedor de la Entrada es la sala que te encuentras al principio, siendo el comedor más luminoso de todos ellos. Está decorado de forma informal,  razón por la que es idóneo para comidas familiares y celebración de eventos.

2) La Chimenea es la sala que encontramos a continuación Frente a la barra con sus mesas altas y sus sofás. Es el sitio ideal para tomar el aperitivo, picar algo rápido o tomar una copa después de comer al calor de la chimenea de leña en invierno.

3) El Comedor del Fondo es la sala mas privativa del restaurante ya que a ella no se permite el acceso de niños menores de 12 años, por lo que resulta el lugar ideal para comidas de negocios o para aquellas personas que buscan un poco mas de tranquilidad.

Como novedad, al lado del Comedor de la Entrada, hay una fabulosa terraza en la que podrás disfrutar del buen tiempo acompañado con tu familia y amigos mientras comes unas estupendas raciones y postres junto con una maravillosa copa.

<img src=»https://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-l/17/55/34/fd/es-un-lugar-precioso.jpg» class=»centeredImg noscript» style=» min-width:70px; » width=»100%»data-mediaid=»391460093″ /> >

<img src=»https://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-l/17/55/34/fe/es-un-lugar-precioso.jpg» class=»centeredImg noscript» style=» min-width:70px; » width=»100%»data-mediaid=»391460094″ /> >

<img src=»https://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-l/17/55/34/ff/es-un-lugar-precioso.jpg» class=»centeredImg noscript» style=» min-width:70px; » width=»100%»data-mediaid=»391460095″ /> >

<img src=»https://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-l/17/55/35/00/es-un-lugar-precioso.jpg» class=»centeredImg noscript» style=» min-width:70px; » width=»100%»data-mediaid=»391460096″ /> >

En El Invernadero de Los Peñotes prima una cocina tradicional y mimada, cuidando la atención y el servicio para que te sientas como en casa.

¡Y vaya si lo hacen! Nada más llegar, lo primero que hicieron fue colocarnos en la mesa que tenía más espacio alrededor para poder estar tranquilos sin tener que preocuparnos por no molestar al personal del restaurante con la silla del pequeño, del que estuvo todo el rato pendiente el camarero que nos atendió, haciéndole juegos para que estuviera entretenido a la vez que nos preguntaba que como se llamaba y cuántos meses tenía. ¡Que lujo! ¡Para mí ese cariño tan especial que transmiten los camareros del Invernadero de los Peñotes ¡no tiene precio!

Una vez que estábamos todos colocados, nos quedamos entusiasmados al admirar lo agradable y bonito que era el sitio, aunque, como crítica constructiva, muy ruidoso.

Pues bien, a partir de ese momento, empezamos a tomar decisiones importantes: para compartir pedimos una sensacional tortilla de patata con queso gorgonzola, unas butifarras  con una salsa de pimientos, unos soldaditos de pavía, unas croquetas de jamón que estaban riquísimas, y unas alcachofas rellenas de pisto y foie ¡sobresalientes!.

La tortilla nos dejó cautivados a todos nada más probarla, porque además de estar muy cuajadita, el toque que le daba el gorgonzola  a la patata era genial. De esas recetas que te hacen pensar ¿Por qué no la habré descubierto antes? ¡Que barbaridad! ¡Sí señor! ¡Gran comienzo!

Pues, si la tortilla nos dejó alucinados, ya no te quiero contar el éxito rotundo que tuvieron las butifarras, cortadas en rodajitas y perfectamente hechas a la parrilla dándoles un toque crujiente por fuera y blanditas por dentro con ese matiz tan peculiar que le daba la salsa de pimientos al plato, lo que hizo las delicias de todos los presentes a la mesa ¡y a mi sobri también! A continuación llegaron las croquetas de jamón. Con una bechamel muy suave acompañada por unos trocitos de jamón pequeñitos y saladitos, pero perfectamente perceptibles, lo que hizo que el plato fuera ¡de diez! ¡Rico rico!

Por último llegaron los soldaditos de pavía, un plato que tenía muy buenas opiniones, pero que a nosotros no nos gustó, ya que el rebozado era demasiado gordo.

A continuación, nos trajeron los segundos ¡menudo pintón! La merluza frita con salsa de pimientos y de tinta de calamar ¡era sobresaliente! Con unos lomos gorditos gorditos, y con un sabor a mar espectacular, lo que unido a lo bien fritos que estaban y el toque tan original que le daban las magníficas salsas de pimientos y de tinta de calamar hicieron que ¡se me saltasen las lágrimas ¡para morirse! ¡Que lujo!. Los calamares ¡eran de sobresaliente! Blanditos blanditos y muy bien fritos, lo que le daban un toque fetén al plato. De hecho, mi padre pian pianito, ¡se los comió toditos! ¡y sin decir ni mu! ¡Esa es la mejor prueba de que estaban supremos!

En cambio, mi cuñado eligió una pasta que era una de las recomendaciones del día: unos raviolis rellenos de calabaza con salsa de trufa ¡Menuda explosión de sabores al paladar! ¡Che! ¡Qué espectáculo! ¡Para ponerse a bailar el rock and roll!. Continuando con la familia, mi hermana después de mucho dudar entre el tartar de atún rojo o la lubina al tomillo con compota de tomate, al final, como buena enamorada del atún,  se decantó por el tartar de atún rojo, que dijo que era fantástico, porque estaba cortado muy finito, lo que hacía que se mezclase a la perfección con una salsa de soja que le daba un toque muy especial al plato, por lo que le encantó.

Por último mi madre eligió el bacalao al horno con salsa de azafrán  que también le gustó muchísimo, gracias a ese sabor tan peculiar del azafrán con un matiz ligeramente picante, que le dieron mucha vida a los sensacionales lomos de bacalao hechos a fuego lento, receta que hizo las delicias de todos los comensales que tuvimos la suerte de probar un plato ¡auténticamente celestial!

Y, como buenos gourmets no nos podíamos ir sin probar las grandes especialidades de la casa, ¡allá que nos fuimos a por los postres!De nuevo, volvimos a elegir tres delicatesen de la casa para compartir, ¡y no discutir!: una tarta árabe, otra de queso y un aro de tiramisú. >

La tarta de queso estaba muy rica, aunque quizá le faltase ese toque tan especial que le da un buen queso azul, que convierte a este postre en ¡manjar de Dioses!

Sin embargo, la tarta árabe ¡era superior! Con unas deliciosas y finas capas de hojaldre entremezcladas con una formidable y delicada crema inglesa, lo que junto a ese toque secreto que le dan ¡los buenos chefs!, hicieron que en su conjunto ¡la tarta fuera de diez!

Pero, ¡ojito ojito al aro de tiramisú!, ¡Que decoración tan original! En el centro podías encontrar un  grandioso tiramisú ¡para chuparse los dedos! Con mucho mascarpone, lo que hacía que estuviera Muy cremoso, perfectamente mezclado con ese esponjoso bizcocho cargadito de café y con un toque de licor ¡no te preocupes! ¡que no te vas a quedar piripi!, rodeado por un impresionante aro de chocolate negro que tenía una pinta ¡chuli chuli!, por lo que en cuanto que pude, cogí el cuchillo y tenedor para partirlo y mezclarlo todo bien, para que a continuación, una cargué bien una cucharadita y¡a la boca que se fue! ¡Que explosión! ¡me puse a llorar! ¡Bestial!

Todo esto con una botella de agua con gas, dos refrescos, cuatro cervezas y una botella de vino blanco Marqués de Riscal verdejo, por el increíble precio de 35€ por persona ¡Fantástica relación calidad precio!.

¡Os recomiendo que lo conozcáis! ¡Seguro que os encanta!

Dirección: Carretera de Burgos Km 13,900
desvío Fuencarral 28108 Alcobendas

Teléfono: 91 138 57 25

Web: http://www.elinvernaderodelospenotes.es/?utm_source=tripadvisor&utm_medium=referral

Email: info@elinvernaderodelospenotes.es

Horario: de lunes a domingo de 10:00 a 20:00. Viernes y sábado de 10:00 a 02:00

Tipo de cocina: mediterránea

Precio medio: 30-35€/persona

A %d blogueros les gusta esto: