Hay que reconocer que lo de llegar a un mercado, de los de toda la vida, y poder comer dentro en algún puesto o mini restaurante, tiene mucho encanto.

Este restaurante está en el Mercado de la Paz, en la calle Ayala, en el Barrio de Salamanca, para disfrutar de un pequeño italiano, situado casi como un puesto más, entre una vinoteca, una charcutería y una frutería, donde sirven comida italiana, pero de las de verdad… os estoy hablando de La Cocinita del Chef Matteo.

Se trata de un pequeño local, con apenas 4 mesas y dos barras altas con taburetes, donde caben unas 10 personas. Como mucho, da servicio a más de 20 personas a la vez.

También,tienen una tienda, en el propio mercado, donde venden productos y platos, que lleva abierto un año y medio, y el restaurante, que abrió en Septiembre del 2015.

Además , junto al pequeño restaurante, tienen el obrador (que antes estaba en Coslada), que es donde realizan el proceso de elaboración de la pasta, todo artesanal, y doy fe de ello, porque he probado varios platos y son todos formidables, si te gusta la comida italiana en general, y la pasta artesana en particular, La Cocinita del Chef Matteo es tu restaurante.

Y es que Matteo De Filippo ha sido durante muchos años el chef de la Embajada de Italia en Madrid, y ahora solamente trabaja en determinados eventos con algunos de sus diplomáticos, dedicándose por completo a este proyecto tan interesante, que tiene representación en el Mercado de la Paz con la tienda y el restaurante, y en el Mercado de Barceló, con un pequeño puesto que se abrió hace unos meses, donde puedes comprar pasta fresca lista para llevar, Marco Pasta Fresca (si vas a ir, pregunta por Alfonso, te atenderá de maravilla).

¿Y qué se puede comer aquí? Según cuenta Matteo, tienen una carta básica hasta el jueves, y desde el jueves empieza a poner platos diferentes, en función de los productos del propio mercado. Una vez al mes, trabaja un producto como protagonista, y hace una carta basada en ese producto italiano, el mes pasado, el protagonista era el Provolone Valpadano, y todos los meses cambia la carta por completo, basándose en productos de temporada, pero manteniendo siempre la esencia de la auténtica cocina italiana. 

A continuación, os voy a contar todos los platos de pasta que tuvimos la suerte de probar. Ojo, en el restaurante solamente tienen “primeros platos”, y ni falta que hace más… (aunque si quieres en la tienda tienen más principales), y también tienes que saber que la mayoría de las fotografías no corresponden a las raciones que nos sirvieron, las raciones eran mucho más generosas, pero para sacar las fotos optamos por separar algunos raviolis en otro plato vacío.
El aperitivo, un Ravioli fritti crujientes, con un sabor a queso muy presente, perfecto para ir abriendo boca.

Spaghetti alla puttanesca, con aceitunas de gaeta. Un sofrito con ajo y anchoa, alcaparras bajo sal, guindilla, alhabaca  y salsa de tomate. No le pone parmesano porque nos explica que con platos con base (aunque sea sutil) de anchoa, prefiere no aumentarle parmesano. La salsa estaba espectacular, y el punto de la pasta fresca era ideal.

Gnocchi gorgonzola con nuez. La pasta para los gnocchi la hace el mismo Mateo  (no mas de 3kg al día) con patatas y huevo, y vaya si se nota…, ¿estaban deliciosos! Los gnoccis se deshacen en la boca, no se parecen ni por asomo a las texturas chiclosas a las que estamos acostumbrados. La salsa de gorgonzola muy rica, y el punto que le aportan las nueces, ¡maravilloso!.

Ravioli de burrata y tomate seco. Salsa de tomate seco, almendra, piñones y queso parmesano, con un ravioli relleno de burrata y tomate seco. Es un plato característico de Sicilia (cuanto más al sur de Italia, más tomate…).

Ravioli de calabaza. Para el relleno, cocina la calabaza al horno, luego le añade L’amaretto (para quitarle un poco el dulzor). Por encima, almendra laminada (que le sienta de vicio), queso parmesano y salvia ¡para darle el toque de muerte!. Este plato es más típico de la Emilia Romagna.

Alcachofas “a la judia” (típicas del barrio judío de Roma) hechas dos veces, una para cocerla y otra para que se abra, me encantan las alcachofas, pero estas estaban muy buenas.

Ravioli con pesto, con ricotta, sal y pimienta negra, albahaca troceada a mano y una salsa pesto alla genovese.

Y para completar la comilona entre amigos, finalizamos con dos postres, un Tiramisu con savoiardi. Muy cremoso, con un bizcocho muy esponjoso, casi jugoso, y para la elaboración del tiramisú no escatima en mascarpone ¡de los mejores que he probado en mi vida!, y una Pannacotta, con salsa de fresa. Deliciosa… para chuparse los dedos, la textura nos llamó mucho la atención, ya que no era la típica textura gelatinosa, sino que más bien tenía un punto de cremosidad muy especial.

En resumen, si te gusta la pasta fresca, tienes que conocer La Cocinita, en el Mercado de la Paz (Barrio de Salamanca).

A partir de ahora, este será una de mis mejores recomendaciones para comer cocina italiana de enorme calidad en Madrid.

¡Ojo! si quieres reservar, te recomiendo que lo hagas como mínimo dos días antes llamando directamente a Matteo.

Y el truco del almendruco… justo en frente tenéis una tienda de vinos, que tiene alguna mesa más, y si compráis el vino en la tienda, podéis comer allí mismo.

 

C/ Ayala, 28, 28001, Madrid, España.

Móvil de Matteo: 667336909

Teléfono restaurante: 91 230 68 16

Teléfono tienda: 91230 68 08

http://www.cocinita.es/

Aparcamiento: parking Núñez de Balboa o Velázquez.

Terraza: sí.

Tarjetas: sí.

Comida para llevar: sí.

Horario: cerrado sábados y domingos

Precio medio: 15-20 euros/persona.