Como me encantan las croquetas en sus múltiples variedades y sé que a muchos de mis lectores también, me he propuesto el reto de descubrir todos los sitios de Madrid en los que las croquetas sean un manjar. Encontrar las mejores croquetas de Madrid no ha sido   fácil. Hacer  esta selección, ya que croquetas hay muchas, pero tras mucho buscar, patear, catar y engordar unos kilitos estamos ante el mejor artículo croquetero por excelencia. ¡Allá vamos!

1. SERAFINA COCINA BAR

Este local que está situado en el centro de Madrid, concretamente en el barrio de Malasaña,  ya se ha hecho un hueco en nuestros corazoncitos gastronómicos. Al ambiente único y trato exquisito se une el amor por un producto muy mimado: Sus croquetas de jamón. Éstas vienen servidas sobre un lecho de patatas paja, tienen un sabor intenso y una cremosidad de la que ya les gustaría presumir a muchas abuelas. La ración completa trae 10 croquetas de forma esférica casi perfecta, pero también se puede pedir una media ración. Mi consejo es que no te prives y pidas la ración entera. Te acordarás de mi consejo.
Dirección: C/ Espoz y Mina, 4
Precio: 9. 50€/Ración
Metro: Sol (L1, L2, L3)

2. LA CROQUETTA
Hay un rinconcito croquetero para los buenos amantes de esta delicia y se encuentra en un pequeño local muy cuco situado al lado del Palacio de Deportes. En la carta encontrarás una gran variedad de croquetas, clásicas como la de Jamón o Bacalao y otras más “Sibaritas” (Me ha parecido riquísima la de jalapeño picante). Pero, desde luego, dentro de mis preferencias destacaría la de rabo de toro que tiene una textura y un sabor impresionante. No debes perderte estas croquetas.
Dirección: C/Fuente del Berro, 33
Precio: 3.10€/2 unidades
Metro: O’Donnell (L6) y Goya (L2, L4)

3. CASA JULIO
Otro de los grandes paraísos croquetero de la ciudad es Casa Julio. Por este local transitan miles de personas al día. Se trata de una taberna tradicional en la calle de la Madera, y lo hacen por una cosa: sus deliciosas raciones de croquetas.  En Casa Julio las croquetas llevan nombre femenino, el de Maite Gil, la típica abuelita que lleva toda su vida metida entre los fogones y que prepara unas croquetas muy cremosas, sabrosas y redonditas. De esas que nada más metértelas  en la boca empiezas a dudar si pedir una segunda ración. La respuesta es siempre afirmativa.
En Casa Julio puedes encontrar seis variedades de croquetas como las de jamón, las de setas con puerros, las de espinacas, pasas y queso gorgonzola o las de morcilla con membrillo, entre otras. El local no es muy grande y tiene pocas mesas, y como las croquetas son una tentación, siempre está de bote en bote.
Una curiosidad que merece la pena destacar es que este es el famoso local de Madrid porque el U2 se dejó caer para hacer unas fotos y acabó siendo seducido por las viandas del lugar.
Dirección: C/ de la Madera, 37
Metro: Noviciado
Precio ración 6 unidades, 6 euros; 12 unidades, 11 euros

4. CASA MANOLO
Casa Manolo se trata de una de esas tabernas típicas y tradicionales de Madrid que llevan dando alegrías desde principio de siglo a los madrileños y visitantes. Uno de los reclamos gastronómicos de este establecimiento son sus famosísimas croquetas de huevo y jamón, unas croquetas líquidas (las puedes comer sorbiendo prácticamente) que cuentan con un rebozado grueso capaz de contener la bechamel y con un sabor muy rico.
Dirección: Calle Jovellanos, 7
Metro: Sevilla
Precio: 1,30€/unidad

5. LA DANIELA
Al hablar de croquetas en Madrid, no se nos pueden olvidar  las croquetas de La Daniela y es que estas son del top10 en lo que se refiere a sabor y textura. Más que croquetas en la Daniela lo que sirven son croquetones, bien hermosos y con buenos trozos de jamón serrano. Si le queréis dar un toque más castizo podéis probar las también muy recomendables y excelentes croquetas de cocido, con claros recuerdos al que aquí se prepara. Para mí, estas croquetas sonbrutalmente ricas. De hecho seguro que entrarían en el top10 del ranking.
Dirección: General Pardiñas 21 (Goya), Calle Gutiérrez Solana 2 (Bernabeu), Plaza de Jesús 7 (Antón Martín) o Calle de Cuchilleros 9 (La Latina)
Precio: 2,70€/unidad

6. CASA PACO
Y si acabamos de salir de un gran referente en el mundo croquetero de Madrid, nos metemos en otro sitio que aún es más conocido por sus excelentes tortillas y croquetas. Esto parece el juego de la oca.
No hay visita a Casa Paco en el que no salga encantado. Además de sus indescriptibles y deliciosas tortillas, en Casa Paco también es posible tomar unas croquetas con una buena bechamel y sabores variados. Son maravillosas.
Dirección: Calle Altamirano, 38
Metro: Argüelles
Precio: 1,30€/unidad

7. ASKUABARRA
Askuabarra es un restaurante valenciano que abrió sus puertas en otoño de 2015. Si por una cosa se caracteriza este restaurante es por sus croquetas. Son de otra galaxia. Tanto por su originalidad como por su sabor. Entre todas ellas destaca la croqueta de rabo de toro que está deliciosa. El rebozado es crunchy crunchy y aseguraría que el secreto es el panko con el que las rebozan. ¡Pero ojo! ¡las de queso azul están de muerte!
Dirección: C/ Arlaban, 7 
Metro: Sevilla
Precio: 2 euros, la unidad

8. LA PENELA
Otro de mis sitios favoritos para comer croquetas cuanto tengo antojo es ir a La Penela, a tomarme una de sus croquetas de carne. Se caracterizan por ser cuadradas en lugar de redondas. Pero, ¡cuidadín cuidadín! Que se comen como pipas, ya que están bien fritas, tiene el rebozado justo, no son nada grasientas y no son las típicas croquetas en las que te vas encontrando tropezones cuando muerdes.
Dirección: Calle Velázquez, 87 
Precio: 8 euros, la ración de 8 unidades
Metro: Diego de León

9. LA KASA
La verdad es que llevaba mucho tiempo con ganas de probar las croquetas de jamón de Lacasa de César Martín porque me habían hablado tanto y tan bien de ellas que eran una tentación. Pues bien, cuando las probé adiviné el motivo… su presentación es original y muy elaborada, la textura es muy fina y el sabor es muy profundo y sensacional. No lo dudéis, si andais por la zona de Nuevos Ministerios/Cuatro Caminos y sois fans, como yo, de las croquetas, deberíais venir un domingo a tomar el aperitivo aquí ydisfrutarás, os encantarán. Seguro que repetiréis.
Dirección: Plaza del Descubridor Diego de Ordás 1, Madrid
Precio: 11,50 €/ ración de 10 unidades. 6 unidades: 6 euros
Metro: Cuatro Caminos

10. CASA LABRA
Casa Labra es un  establecimiento tradicional, que otorgan a la ciudad ese toque castizo que le da mucho clamour y que a mí me encanta.Casa Labra fue inaugurada en 1860, año desde el que ha sabido sobrevivir a las vicisitudes de la historia y mantenerse a flote dando guerra y sobre todo, dando de comer muy bien. De esta forma se ha convertido en un referente en el tapeo madrileño.
Una de sus especialidades son sus deliciosas croquetas de bacalao famosas en el mundo entero y que quizás gustan porque recuerdan a esas croquetas de las abuelas y de las madres, con una bechamel fina y con abundante bacalao bien desmenuzado. A pesar de ser unas de mis favoritas, durante los últimos años he notado como el tamaño ha ido disminuyendo y no en proporción con el precio.
Dirección: Calle Tetuán , 12
Metro: Sol
Precio: 0,90 €/unidad

11. LA TAPE
La Tape es conocida por su gran variedad de cervezas y su exquisita tarta de zanahoria, pero siendo un enamorado de las croquetas, merece la pena destacar sus croquetas de boletus. Son un auténtico manjar y como tal, tienen aparecer en este ranking.
Se caracterizan por tener una bechamel líquida, suave y con pequeños trocitos de boletus, y tienen forma redonda. Como sugerencia, las croquetas de La Tape  están tan ricas que entran solas, motivo por el que más te vale darte prisa. El rebozado es fino y crujiente y vienen servidas en una pequeña freidora. ¡Son deliciosas!
Dirección: Calle San Bernardo, 88
Metro: Noviciado/ San Bernardo
Precio: Ración de 8 unidades por 7€

12. BAR MELO´S
Hay dos cosas que atraen diariamente a los peregrinos madrileños y visitantes de la ciudad hasta este pequeño local gallego de Lavapiés: las zapatillas y las croquetas.   Se trata de un establecimiento sin artificios ni adornos en el  que por encima de todo se encuentra la calidad, la abundancia de sus raciones y el amabilísimo trato de quienes lo regentan.
Siendo sinceros, entrar en el Melos es una victoria, siempre está hasta la bandera, alguna razón tendrá ¿no? Sus formidables croquetas, imprescindibles para cualquier amante de la especie croquetil. Son caseras y tienen un rebozado fino y una bechamel tan suave que incluso se podría decir que es líquida y cremosa que es impresionante. ¡Ojito al dato! ¡Menudos croquetones!
Dirección: Calle del Ave María, 44
Metro: Lavapiés
Precio: 1.60 unidad; 12 ración

13. LA VEGA DEL ARTE
La Vega del Arte es un local situado a pocos pasos del Convento de las Trinitarias, en el Barrio de las Letras. Sus dueños pueden presumir de tener en su haber una de las croquetas más ricas de la capital, las croquetas de pollo y curry.
Estos ejemplares croquetiles recuerdan a las tradicionales croquetas de la abuela, tanto en su forma como en su contenido, y le dan un punto vanguardista con la incorporación del curry. El rebozado, fino y crujiente, envuelve a una bechamel cremosa en la que el pollo desmenuzado y el curry son los acompañantes perfectos. Aunque incorporen esa especie, te aseguro que llevan la cantidad ideal para permitirte disfrutar de todo el conjunto. Pero, las exquisiteces gastronómicas que se sirven aquí no sólo se reservan a las croquetas, ¡también son Muy recomendables el resto de su carta!
¡se come de maravilla!
Dirección: Calle Lope de Vega, 20
Metro: Antón Martín
Precio: Ración de 6 croquetas, 8 euros

14. JAVIER MARTÍN CROQUETAS & CAFÉ
Javier Martín Croquetas&Café se ubica en la Latina. Este restaurante destaca por reunir en pocos metros cuadrados 32 variedades de croquetas con las que se te hará la boca agua.
Yo he tenido la enorme suerte de haber probado ya el 90% de su cartade croquetas,y sin algún titubeo me quedo con la clásica de jamón por lograr concentrar a las mil maravillas la suavidad y cremosidad de la bechamel con el fantástico “serrano”.
Un plus de este establecimiento por el que me tienen ganado el corazón es el detalle de servirte una tapa de patatas bravas como acompañamiento a las bebidas.
Dirección: Calle Toledo, 74
Metro: La Latina
Precio: Ración de 6 unidades, 4.95 euros

15. O PAZO DE LUGO
Las croquetas de O Pazo de Lugo son distintas a las demás al poseer dos ingredientes puramente gallegos como son el lacón y los grelos. La combinación de ambos ingredientes en una croqueta puede parecerte al principio algo extraña, pero la verdad es que cuando las comes, el sabor es exquisito. El conjunto de ambos sabores está muy conseguido y no resulta nada pesado.
Dirección: Argumosa, 28
Metro: Atocha/ Embajadores/ Lavapiés
Precio: Ración de 12 croquetas, 8 euros

16. LA ANCHA
La Ancha es una típica casa de comidas de las de toda la vida famosa por su “armando”, un enorme filete de ternera rebozado que atrae hasta sus mesas a muchos madrileños y visitantes. En la Ancha son todos unos verdaderos magos en el empanado/rebozado, por lo que sus croquetas no se quedan atrás. Por esta razón, a continuación les voy a dedicar un espacio de este fantástico post croquetero:
Las croquetas de La Ancha, son de jamón, de forma redondeada, con una textura muy fina y un rebozado en su punto (no excesivamente crujiente) pero si de los que suena al morder ¡Ñammm!.
Dirección: C/ Príncipe de Vergara 204
Metro: Concha Espina
Precio 9,50€ 10 unidades

17. OPIUM
En un lugar elegante y exclusivo como es Opium en el Barrio de Chamberí preparan unas croquetas de vicio con pequeños tacos de jamón ibérico. Muy crujientes por fuera y con una bechamel muy cremosa y nada salada, pese a la incorporación del jamón ibérico. Estas croquetas son muy recomendables al igual que lo son muchos otros platos de este magnífico restaurante, por lo que te recomiendo que reserves un día para comer aquí.
Dirección: José Abascal, nº56
Metro: Gregorio Marañón
Precio: 1,95€/unidad

18. LA ENTRETENIDA
Un restaurante muy recomendable es La Entretenida de Grupo Oter en el Barrio de las Letras. En sus fogones se preparan unas deliciosas croquetas, que sirven en una freidora, de queso azul, bacalao y jamón. Son muy cremosas pero quizá le falte un puntito al rebozado. Yo creo que tiene una solución muy sencilla: deberían utilizar un aceite que esté más caliente en el momento de freír las croquetas para que el rebozado quedase más crujiente. De todas las maneras, me encanta este sitio y un plus es que las croquetas las acompañan con patatas hechas por ellos mismos.
Dirección: Cervantes, 16
Metro: Antón Martín
Precio 11,40€ la docena

19. LA GASTROCROQUETERÍA DE CHEMA
Y este si que es el verdadero cofre de las croquetas. Si eres un verdadero apasionado de las croquetas tienes que visitar el templo de Chema, tiene una gastrocroquetería que es toda una locura. Siempre ocurre lo mismo: empiezas probando unas croquetas, que te conducen a otras y de éstas a otras y así varias veces más. De esta forma, cuando te quieres dar cuenta, acabas probando gran parte de su carta. Tienen mucho peligro y con razón, sabores, rebozados acertados, texturas diferentes y buen producto en cada una de sus creaciones.
Las tienes cremosas y líquidas, con rebozado muy fino por fuera o crujiente, que explosionan en la boca, con lascas de queso por encima o acompañadas de pimientos del padrón. Clásicas e innovadoras, si vas a la Gastrocroquetería de Chema te recomiendo que pruebes varias que sean muy diferentes, para conseguir que tu boca sea como un volcán en plena erupción por la explosión de sabores, lo que te hará cambiar  de opinión sobre las que tenías en un altar. Su clave del éxito reside en el tan acertado juego con texturas, ingredientes y rebozados creando obras de arte en pequeños bocados.
Muy recomendable es su croqueta líquida de mezcla de quesos sobre confitura de tomate y aceitunas negras (3,10€/2ud). La de puerro , queso de cabra y pimientos del padrón (4€/2ud). Muy buena también la de sepia en su tinta gratinada (3,50/2ud) y korokke de salmón (3,80€/2ud), y muy original la croqueta japonesa, un sabor diferente
¡Pero pon atención! No te puedes marchar de aquí sin haber probado la de chocolate negro. ¡Es digna de los mejores Paquitos chocolatero!Dirección: C/ Barco, nº 7
Metro: Gran Vía

20. LAMBUZO
Lambuzo es un restaurante familiar, un pedacito de Cádiz en Madrid donde podrás probar deliciosos platos, entre ellos sus fantásticas croquetas. Son su punto fuerte, no hay nadie al que se las haya recomendado que se haya atrevido a llevarme la contraria. Sabor gaditano y una de las mejores croquetas de Madrid. Puedes pedirlas en varios tamaños, en tapa, media ración o ración. Yo te sugiero tapear probando distintos platos de la carta sin dejar a un lado sus espectaculares croquetas. ¡Seguro que no te olvidas de mi consejo jamás!
Destacan las croquetas de gambas al ajillo y las de tortillita de camarones (3,50€/tapa). Son croquetas cremosísimas con un sabor muy profundo y están hechas con un rebozado suave. Seguro que acertarás de qué están hechas, con cada bocado parece que estás comiendo ambos platos a la vez. Fíjate si son famosas sus croquetas que hacen más de 1.500 croquetas de gambas al ajillo a la semana en un solo local.
Te recomiendo preguntar cuales tienen ese día, seguro que te sorprenden con sabores nuevos como queso con anchoas.
Dirección: Calle de las Conchas 9; Ponzano, 8.
Metro: Ríos Rosas

21. GOCECO GASTROBAR & RESTAURANTE
Goceco Gastrobar & Restaurante es un sitio de Fuenlabrada en el que tienen unas croquetas formidables. Su cocina se define como I+D con César Muñoz en los fogones.
Sus croquetas de carta son las madres de las croquetas, no solo por su calidad sino por su tamaño, prácticamente son el doble de tamaño que unas croquetas normales. Aquí se piden por unidades a 1,60€/ud, y el sabor puede variar en cada visita puesto que cambian la carta con bastante frecuencia o incluso pueden sorprenderte con que ese día han decidido experimentar y tienes la maravillosa fortuna de poder probar unas fuera de carta, como me ocurrió en mi última visita, cuando me pusieron de aperitivo con la limonada una deliciosa croqueta de espinacas (tamaño normal). ¡Que rica estaba! No las había encontrado nunca hasta ese momento.
Sus croquetas son cremosas, de sabores potentes y con rebozado fino. Otra croqueta de este restaurante que os recomiendo es la de morcilla y almendra.
Dirección: C/ de Cuzco, 32. Fuenlabrada
Precio: 1,60€/ud

22. Carlos Oyarbide
Carlos Oyarbide es uno de los grandes exponentes de la cocina navarra a nivel nacional e internacional. El propio chef selecciona las materias primas con las que elabora los platos que componen su sustanciosa carta y, uno de los más aclamados entrantes son las croquetas semi fluidas de leche de oveja Latxa (una apreciada raza del norte), picadillo de sus interiores y brotes tiernos de espinacas.
Son realmente deliciosas ya que tienen una bechamel muy suave a la que se le une un profundo sabor a carne y espinacas que te deja un regusto en la boca que es maravilloso.
Dirección: C/ Villanueva, 21.
Precio:  22€ la ración

23. La Huerta de Carabaña.
Se trata de un clásico de lujo
En el madrileño barrio de Salamanca se encuentra La Huerta de Carabaña, un refinado restaurante con un concepto de cocina elegante donde tienen especial atención los productos hortícolas pero donde también cuidan los pescados y las carnes. Uno de sus entrantes más solicitados son sus croquetas de jamón elaboradas, no con un pernil cualquiera, sino con un ibérico de bellota de Joselito. Ahí es nada.
Y si a esta formidable materia prima le añades una bechamel muy cremosa elaborada con mucho mimo y un rebozado muy fino, como no podría ser de otra manera, dan como resultado unas exquisitas croquetas que están de muerte.
Dirección: C/ Lagasca 32. Madrid. 91 083 00 07.
Precio: media ración 4,5€ y ración 9€

24. Las croquetas del Hotel Vincci Soma.
¡Ojo al dato! Tienen una textura inolvidable
En el restaurante del Hotel Vinci Soma preparan todos los días unas croquetas caseras. En su elaboración utilizan materias primas naturales de calidad: leche, harina, mantequilla… como las de toda la vida pero con su toque especial. Para el exterior utilizan panko (un tipo de pan rallado japonés) que las deja más crujientes, mientras que su interior es cremoso y delicioso. Tienen dos variedades: las primeras, que son mis preferidas, de jamón y pistacho, elaboradas con leche infusionada, pistachos troceados y taquitos de jamón (su color verde las hace inolvidables); y las de queso Idiazábal y pollo, donde la fuerza del queso y la suavidad de la carne de pollo crean un conjunto armonioso.
Dirección: C/  Goya, 79.
Precio ración 12€

25. Mercado de Ibiza.
¡Cuidado que vienen turbulencias! La bechamel liga muy bien con el queso, y esta salsa no sólo es válida para crear estupendas salsas que acompañen pasta o carne, sino también para convertirse en el relleno de unas sabrosas y alimenticias croquetas. En el Mercado de Ibiza las cocinan con dos tipos de queso: Idiazábal y Compte. El primero, tiene un sabor intenso y un tono picante, mientras que el segundo, una gran riqueza aromática.
Lógicamente, ¡dejan una armonía sobresaliente!
Dirección: C/ Ibiza, 8. Madrid. 91 752 44 90.
Precio ración 12€ media ración 7€

26. Atrapallada
La cocina gallega tradicional y de mercado, elaborada con materias primas de primera calidad, son las bases de Atrapallada. Como no podía ser menos, los productos del mar son protagonistas en sus recetas, incluidas las croquetas de carabineros. ¡Para chuparse los dedos!
Dirección: Paseo de las Acacias, 12. Madrid. 915 390 892.
Precio ración 9,80€

27. El Quinto Vino
Esta tradicional taberna ubicada muy próxima a Nuevos Ministerios tiene una barra clásica muy popular y unas croquetas que están de muerte. De hecho, yo me atrevería a decir que son del top10 de mis favoritas en Madrid. Las conocen como las croquetas de Esperanza, no sólo porque sean un bocado divino sino porque así se llama la cocinera que las prepara diariamente en su casa
Son muy cremosas y abundantemente rellenas de jamón, una combinación que lógicamente, ¡da un resultado sobresaliente!
Dirección: C/ Hernani 48
Precio: 1,70€/ud

28. Viridiana
En este restaurante de la calle Juan de Mena 14 encontraremos unas croquetas únicas de intenso sabor que harán las delicias de los más croqueteros. Su ingrediente secreto es utilizar leche de oveja latxa, una raza autóctona de las montañas de Navarra con la que también se hace el queso Idiazábal, que aporta una mayor cremosidad e intensidad de sabor que otras. Además, las hay de diversos ingredientes como el bacalao, el jamón o los chipirones por lo que el resultado es un rebozado ligero, una bechamel deliciosa y una croqueta para el recuerdo.
Dirección: C/ Juan de Mena, 14.
Precio: Media ración de 8ud por 9,09€

29. Zalacaín
Jesús Oyarbide y el chef Benjamín Urdiain introdujeron las croquetas en la alta cocina hace más de treinta años como un aperitivo que se sirve a los clientes mientras consultan la carta. Y se han convertido en un clásico.
Las siguen elaborando con una bechamel tradicional con jamón ibérico y ternera por lo que el resultado es muy cremoso y sabroso. Además, al ser pequeñitas se comen como pipas. Seguro que no podrás probar sólo una.
Dirección: C/ Álvarez de Baena 4

30. Dantxari
Recién cumplidos los veinte años de historia, Dantxari es una de las referencias de la gastronomía vasco- navarra en Madrid, y no sólo por la calidad de sus platos sino también por la profesionalidad de su equipo, haciendo que los clientes se sientan como en casa siempre. En la carta, el bacalao ocupa un lugar principal y entre los platos que hacen con pescado destacan sus magníficas croquetas, probablemente de las mejores que pueden probarse en Madrid.
Son sensacionales. Como esas que hacen las abuelitas y las madres: cremosas por dentro y crujientes por fuera con un intenso sabor. Parece que te llaman (Cómeme, cómeme)
Dirección: C/ Ventura Rodríguez 8.

31. Urkiola Mendi
Con capacidad para poco más de veinte comensales, quienes visitan el restaurante Urkiola Mendi lo hacen en parte por sus deliciosas croquetas caseras. El chef vizcaíno Rogelio Barahona pertenece a esa generación de cocineros vascos que respetan la materia prima de la tierra, aportándoles un toque actual y personal.
Lo que no falta nunca en Urkiola Mendi son las croquetas de morcilla, jamón y hongos así como la especialidad del cocinero, las de bacalao. Cada día la variedad es diferente por lo que te recomiendo ir muchas veces para probarlas todas.
Dirección: C/ calle Cristóbal Bordíu, 52.

32. Viavélez
Entre las cinco mejores croquetas de Madrid se encuentran las de Viavélez, y quien diga lo contrario miente. Es raro no ver a los peregrinos croqueteros inundando su barra.
Además de restaurante, tienes una zona de taberna con mesas altas a la entrada, perfecta parami intención ¡Croquetear! Maravillosa cocina asturiana de Paco Ron y amplia carta de vinos con la que acompañarla.

Zona de barra de Viavélez
Todo lo de este restaurante es soberbio, pero si se destaca por algo es por su taberna, en la que podrás encontrar una buena carta de tapeo, de lo más apetecible, pero te aviso, una vez que pruebes sus croquetas, cada vez que cruces el umbral de su puerta quedarás hipnotizado por ellas. Enamorado me tienen sus croquetas de jamón, consiguen la perfección en forma de croqueta.
Adicionalmente a las de jamón, podrás probar sus fabulosas croquetas de gambas.

Croquetas de jamón y de gambas de Viavélez
Sus croquetas de jamón son grandes de rebozado perfecto: limpio, muy fino y crujiente, dando paso a una bechamel muy bien trabajada y extra melosa, pura crema que se deshace en tu boca, se nota que le ponen mucho cariño y mimo en su elaboración. Su sabor es pleno, no tendrás ninguna duda una vez la pruebas, aunque son suaves de sabor, notas su intensidad.
Si tuviera que ponerles un pero, me gustaría que llevasen más tropezones de jamón en su bechamel, pero no lo echas en falta porque son tan sabrosas que no llegas a darle importancia.

Croquetas de jamón de Viavélez
Sus croquetas de gambas también son sensacionales, la verdad es que son muy ricas. El rebozado es igualmente crujiente y un poquito más gordito que las de jamón, y su bechamel está cargada de gambas bien perceptibles en cada bocado, croquetas sabrosas con sabor más intenso que las primeras, te dejan un regusto increíble durante un rato.

Croquetas de gambas de Viavélez
Como consejito te sugiero que aunque las puedas pedir las croquetas por ración o por unidades, la media ración de 4 ud puedes escogerla con dos de cada sabor. Las de jamón pídetelas como mínimo de dos en dos, ya que una vez que las pruebes querrás más y más, son como el chocolate, cuando empiezas ¡ya no acabas!.
Dirección: C/ General Perón, 10.

33. Jurucha
La Jurucha es un local centenario situado en la calle Ayala 19 y que está regentado por una familia santanderina desde 1961, que hace las delicias de los grandes amantes del tapeo madrileño.
Nada más entrar al local te encontrarás una gran barra en la que por lo menos habrá 25 tapas distintas. Las de toda la vida están de muerte como el taco de bonito o su tortilla de patata. Pero ¡ojo a sus croquetas! Son excepcionales.
Los grandes enamorados de ellas saben perfectamente que si quieres probarlas tendrás que estar allí mucho antes de las 2 porque de lo contrario, es una verdadera decepción.
Tanto las de huevo como las de jamón están para ponerse de rodillas, pero, para mí, éstas últimas son para ¡subirse al pedestal!
Tienen buen tamaño, por lo que más que croquetas son croquetones, pero su bechamel es tan suave y ccremosa que está de vicio, y si le añades una gran cantidad de huevo duro de la mejor calidad, el resultado es¡de matrícula de honor!

Croquetas de huevo (x2): 2.40€

34. Alabaster
Los croqueteros que os encanten las croquetas del mar, ¡estais de enhorabuena! Aquí os traigo unas croquetas de cigalas de la ría, ¡Habéis oído bien!
Alabaster es un restaurante gallego donde su mejor producto son los diferentes pescados/mariscos que sirven cada día. Aunque su carta no tiene un precio para todos los bolsillos, si que os recomiendo ¡y encarecidamente! que probeis una ración de croquetas en su zona de barra. De ambiente tranquilo, tiene una excelente bodega y mejor servicio.

El mimo y cariño con el que elaboran todos sus platos es primordial. Incluso se percibe a la perfección en sus croquetas.
En su carta incluyen unas Croquetas con cigala de la ría, a las que acompañan con crema de marisco que elaboran con la cabeza de la cigala. De esas que ¡quitan el hipo! Dicho así suena fantástico, aunque si os soy sincero, ¡sabe aún mejor!. Se quedan cortos todos los calificativos que se puedan utilizar para otorgarles una puntuación porque son superiores.

Su rebozado es muy fino ¡De diez!, si no pones cuidado al cogerlas pueden deshacerse en tu mano. Y ese es el quit de la cuestión ¡Que se deshagan  en tu boca, no en tus manos! En su interior, una bechamel medio líquida y con un profundísimo sabor a cigala que no necesita de la crema de marisco que sirven de acompañamiento, pero que viene genial para comerte posteriormente a cucharadas.
Hacedme caso. Dejaros caer así como el que no quiere la cosa por su barra, pide un buen vino blanco y comparte una ración de croquetas, aunque en cuanto pruebes la primera te apetecerá una ración para ti solo, ¡pero cuidado! ¡No te vayan a llamar egoísta!.
Precio: 8€/6 ud
Dirección: C/Montalbán, 9.

35. Taberna Pedraza

Croqueta de Jamón de Bellota y Mejillones Tigre
Taberna Pedraza es un restaurante situado cerca del Retiro donde sus croquetas son un top de Madrid.
El restaurante no es muy grande, con una zona de barra con mesas altas y un salón aparte donde está el comedor. La verdad es que tienen una comida clásica de primera y pese a que el trato de su servicio es bastante mejorable, aún así, merece la pena dejarse caer para probar una de las cinco mejores croquetas de Madrid.

Croqueta de Jamón de Bellota 100% ibérico puro
En Taberna Pedraza elaboran unas croquetas extra-cremosas de Jamón de Bellota 100% ibérico puro. ¡Son exquisitas! Tienen un buen tamaño, característica que se agradece. Además no son aceitosas y tienen un rebozado bastante fino y crujiente ¡ñamm!, sorprende que aguante tan bien la gran cremosidad de su pasta porque al morderlas se deshacen prácticamente en la mano, te costará cogerlas, su bechamel es especialmente cremosa y cargada de buen jamón. Son muy sabrosas, pero no muy saladas. Su sabor a jamón es fácilmente identificable pero sin llegar a ser potente, por lo que resulta ideal para aquellos a los que les gustan las croquetas con un sabor más suave. ¡Simplemente exquisitas! Son las típicas que se os quedarán grabadas en la memoria durante mucho tiempo. Sin lugar a dudas entra en mi top Como sugerencia os propongo que pidáis la ración entera (entran 5), una te sabrá a poco. Y aprovechando que estais allí, no te puedes ir sin probar su magnífica Tortilla de Betanzos (14€) y sus Mejillones Tigre. ¡La experiencia será redonda! Croqueta de Jamón de Bellota 100% ibérico puro.
Dirección: C/ Ibiza, 38
Precio: Ración 5 ud / 9,50€ y 2€ / ud.

36. Rocablanca
Rocablanca es una cervecería-cafetería que tiene buenos precios en un barrio que en líneas generales suele estar un poco subido a la parra. He de destacar que las croquetas que se sirven aquí son señoras croquetas. Otra característica que me encanta de este sitio es que no verás postureo ni disfraces.
Pues bien, al final de una gran barra encontrarás un mostrador dedicado única y exclusivamente para uno de sus manjares, los “croquetones”, como los denominan. Yo creo que con mucha razón, ya que son el doble de tamaño de la media, que tendrás que comer en 3-4 bocados.

Croquetas de jamón
Suelen ir variando los sabores, en mi visita tenían de gambas al ajillo, huevos fritos con chorizo, cabrales, jamón y bacalao. Puedes pedirlas por unidades (2 como mínimo) o en ración de 6. ¡Ojito! porque yo con 4 salí cenado. En cuanto entré por la puerta y pedí las de jamón, uno de los camareros me dijo: “Las mejores son las de cabrales, pero se nos han terminado” motivo por el que regresé para probarlas.

Croquetas de huevos fritos con chorizo
Las tienes a 1€/ud para tomar allí o a 0,80€ para llevar y freírlas en casa. Obviamente, después de haberlas probado y ver que me podía llevar a casa, no me pude resistir. La única crítica que les pongo es que alguna llegó un poco aceitosa, pero eso tiene fácil solución, escurriéndolas un poco antes de servirlas.
De precio están genial, y si a eso le sumamos un tamaño superior a la media, entonceses todavía mejor.
Tienen un rebozado fino y crujiente, sorprende encontrarte unas croquetas que tengan una bechamel tan cremosa en su interior y que aguante tan bien, sobre todo con su tamaño. Además están bien cargaditas de tropezones y tienen un sabor muy profundo y fácilmente reconocible al primer bocado.

Croquetas de gambas al ajillo
Sinceramente, en mi primer a visita, las que más me gustaron fueron las de jamón y las de bacalao ya que Eran formidables porque veías en ambas los trozos grandes en su bechamel, razón por la que son muy sabrosas, pero tras una 2ª visita y probar las croquetas de cabrales, he cambiado de opinión por estas últimas, ya que sin duda alguna, éstas últimas son las mejores, extremadamente cremosas, pero no muy fuertes, todo lo contrario, en su punto ideal, con un gusto muy agradable. También están muy buenas las de huevos fritos con chorizo y las de gambas al ajillo. Son de sabor intenso, razón que explica lo contento que he salido siempre de este restaurante. Da gusto encontrarte croquetas así. Incluso he visto por redes sociales que a veces las elaboran de espinacas, así que ¡tercera visita obligada!.

Croquetas de cabrales, Croquetas varias Rebozado fino y crujiente

Recomendación: Pide una ración de croquetas y saldrás cenado por menos de 10€ (refresco 2€). ¡Cuidadito que entran solas!

Dirección: C/ Fuencarral, 75
Precio: Ración de 6ud/ 5,70€ y 1ud/1€ para tomar o 0,80€ para llevar.

37. Taberna La Catapa
La Catapa es una taberna clásica del Barrio de Salamanca junto al Retiro que está ubicada justo en el mismo local que antes ocupó la Taberna Laredo. El tapeo en este restaurante es de lo mejorcito de Madrid, razón que explica que muchos de los fieles croqueteros y tortilleros, entre los que me encuentro, se desplacen hasta este sitio. De hecho, Es una de mis favoritas junto a otros que he mencionado anteriormente en este post.

Media ración de croquetas de patata y trufa
En La Catapa se sirven unas señoras croquetas, pero de las buenas buenas. Las tienen de varios sabores como jamón ibérico y merluza y gambas, pero las que de verdad tienen muchísima fama son las de patata y trufa. Ni se te ocurra pedir medias raciones, o de lo contrario ¡luego te arrepentirás!.

Media ración de croquetas de patata y trufa
Sus croquetas son de tamaño mediano y muy cremosas, se deshacen en tu boca y si no tienes cuidado, ¡lo harán en tu mano! Tienen un sabor profundo a trufa pero sin llegar a ser abusivo, lo que me gusta mucho. Su rebozado es bastante fino y muy crujiente y vienen bien cargaditas de ingredientes como Dios manda. ¡¡De matrícula de honor!!!
Pero lo que más me gusta de estas croquetas, es el maravilloso regusto que se queda grabado en tu paladar durante varios minutos. A mí me gusta tomarme una copita de vino blanco para hacerlas compañía, pero también dicen los expertos que hacerlo con un buen vino tinto ¡está de rechupete!.
Por último, os sugiero que no os vayais de esta taberna sin haber probado la fabulosa tortilla de patata y la fantástica ensaladilla rusa. Pónte cómodo en su barra ¡y disfruta!.
Dirección: C/ Menorca, 14.
Precio: Media ración de 6 ud por 6,50€ y 11,95€/ración

38. Urrechu Velázquez
El otro día estuve comiendo aquí para celebrar el cumpleaños de una tía. Si os soy sincero, llevaba un tiempo con muchas ganas de probar este fabuloso restaurante vasco ¡y no defraudó nada! De hecho, me recordó muchísimo al restaurante La Nicolasa que era mi favorito con diferencia de Madrid. Ahora el relevo lo ha tomado Urrechu Velázquez.
Pues bien, dentro de las entradas que elegimos estaban la degustación de croquetas caseras (de bacalao, jamón y txistorra) ya que como buenos fans de unas ricas croquetas no nos podíamos resistir sin catarlas.
El caso es que nada más llegar, nos quedamos impresionados con la maravillosa presentación de esta ración. Pero la sorpresa no terminó aquí ya que nada más dar el primer mordisco a las de tixtorra, ¡me quedé ipnotizado! ¡Qué lujo! Una bechamel cremosísima y muy suave suave ¡De diez! A la que si le añadimos un intenso sabor a txistorra ¡De cien! Y un rebozado fino fino y muy crujiente ¡de mil!, entenderán el porqué de mi nota, que estoy encantado de darles, ¡de matrícula de honor!
¿Pero? ¿Cómo me iba a ir yo sin probar las otras dos? ¡Eran espectaculares! Hasta llegar a un momento en el que decidí comérmelas a bocaditos muy pequeños para saborearlas mucho más y prolongar la fantástica sensación.
De hecho, cuando al final me preguntaron ¿Cuál te ha gustado más? Mi contestación fue breve y rotunda ¡Todas! ¿Y si tuvieras que elegir alguna? ¡La clásica de jamón!
¿Quieren que les dé un consejito? ¡Vayan y disfruten de una fabulosa comida en Urrechu Velázquez! Pero, por favor, ¡No se vayan sin probar sus formidables croquetas! En cuanto las prueben, ¡Querrán más y más!
Dirección: C/ Velázquez, 150
Precio: una ración por 11,55€.

Y sintiéndolo mucho ¡Este es el final del post!, ¡pero no se preocupen! Porque como estoy seguro que ustedes conocerán muchas croquetas que se merezcan aparecer en este listado de las croquetas top de Madrid, les invito a que me envíen sus sugerencias y les prometo hacer un segundo artículo con sus preferidas.

¡Hasta la próxima!