Aprovechando que ya tenemos las navidades encima, a continuación os voy a dejar un regalo para los golosos ¡como yo!, un listado con las mejores pastelerías de Madrid ¡para que saques tu lado más dulce!

Que a nadie le amarga un dulce no es nada extraño, de hecho yo diría que es una verdad como un templo, y en restaurantesdeprimera hago propaganda de ello. Ahora eso sí, sólo la creme de la creme porque entrar en un local y dejarse embelesar por un surtido de pasteles, bollos y demás delicias reposteras es uno de esos lujos que cualquiera puede (y debe) permitirse.

Y aunque digan que hasta que nos se encienden las luces en las calles, la Navidad no empieza en Madrid. Lamento comunicarles que esto no es así. Están muy equivocados. Ya es hora de que tengas controlado dónde y qué dulces comprar para estas fiestas… y te preguntarás ¿por qué? simple: los dulces nos hacen felices pero si además, el roscón de reyes, el polvorón de limón o el bombón de chocolate que te comes es digno de los mejores gourmets ¡como yo!, puedes entrar en el reino de los placeres terrenales. Pues eso, celebra la Navidad como te mereces, ¡que los kilos no existen!.

Con este motivo, en restaurantesdeprimera os quiero facilitar esa tarea de búsqueda, por lo que a continuación os dejo, las que para mí, ¡son visita obligatoria en la capital!

1.- Casa Mira

Que un local supere holgadamente el siglo y medio de existencia no suele ser fruto de la casualidad. En Casa Mira lo saben tan bien como su fiel clientela, que se mezcla con turistas y neófitos en su tienda, situada muy cerca de la Puerta del Sol. Así pues, ubicación y calidad se aúnan para convertir a esta pastelería en una auténtica institución en Madrid.

Productos de toda la vida como peladillas, turrones o mazapanes, sostienen el éxito de un negocio que, sin embargo, también ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y satisfacer las demandas de jóvenes y nostálgicos.

Carrera de San Jerónimo 30, Madrid (Metro: Sol)
www.casamira.es

2.- Oriol Balaguer

Tras abrir tiendas en grandes ciudades como Barcelona, Riyadh o Tokio, el reconocido repostero catalán decidió hace unos años estrenar su presencia en la capital española con un precioso local en la zona del barrio de Salamanca.

Con tintes de tienda de moda, la boutique madrileña de Balaguer recibe cada día a numerosos amantes del dulce dispuestos a gozar de sus creaciones más exquisitas y de los principales productos pasteleros. Todo ello a precios más asequibles de que uno podría esperar, y con una premisa por encima de todas: emocionar al cliente.

Calle de Ortega y Gasset 44, Madrid (Metro: Núñez de Balboa)
www.oriolbalaguer.com

3.- La Duquesita

Desde la acera de la calle ya llama la atención. Madera antigua, tipografía de los años veinte, La Duquesita tiene algo que nos atrapa… el olor a pastelería auténtica. Desde que entras, la historia de este lugar te envuelve: llevan haciéndonos felices de 1914 y sólo un pequeño traspiés, les hizo estar a punto de cerrar definitivamente… pero entonces llegó él, el gran maestro pastelero Oriol Balaguer, que recuperó la fuerza y la calidad de una de las mejores pastelerías de Madrid. Para la Navidad te aconsejamos que pruebes una de sus especialidades, los bombones (por suerte tienen caja degustación de chocolate con lima, con violeta, con trufa, jengibre…), los panteones de frutas y por supuesto, nunca está demás la clásica palmera. Si echas un vistazo a su Instagram, morirás de amor.

Calle de Fernando VI 2, Madrid (Metro: Alonso Martínez)
www.laduquesita.es

4.- Horno de San Onofre: el clásico que nunca falla

Otro de los nombres más conocidos en el Madrid pastelero tiene varias sucursales repartidas por la ciudad (¡y hasta una en la ciudad japonesa de Nagasaki!), pero nos vamos a detener en la primera que nació, allá por 1972, situando la primera piedra de lo que hoy es una firma de sobrada reputación. Y es que nos encanta la que está en la céntrica calle que dio nombre a la empresa, junto a la transitada Fuencarral.

Si por algo ha conseguido ser una de las mejores pastelerías de Madrid, es por la calidad que el maestro Diego Guerrero ha conseguido en cada producto. Su selección del chocolate (por favor, si queréis experimentar un paraíso terrenal, probad la palmera de chocolate), o sus turrones artesanales (tienen una amplísima variedad para la Navidad) te volverán loco. Para las fiestas navideñas os recomendamos que os hagáis con un panteones con chocolate blanco, un brazo de Navidad y un surtido de sus turrones. Y no, las calorías no existen en Navidad.

Calle de San Onofre 3, Madrid (Metro: Gran Vía)
www.pasteleriasanonofre.com

5.- Fonty

Y si hablamos de paraísos de la confitería, sería un pecado no acercar un trocito de Francia a nuestros paladares. Bien, pues ese trocito se llama Fonty y está en pleno barrio de Salamanca, cerca del Retiro y de la populosa intersección de Goya con Alcalá, aunque unas cuantas manzanas al norte podemos encontrar su bistró de Juan Bravo.

Su original diseño y bonito espacio interior con columnas y paredes de ladrillo visto y cemento sintonizan perfectamente con una fachada única que no en vano ha sido declarada patrimonio cultural. Con una transparencia total para que todos podamos ver cómo preparan su repostería, Fonty ofrece un abanico de tartas, croissants, sandwiches, quiches, etc., que harán cambiar de opinión a cualquiera que pensase que lo mejor estaba en el exterior.

Calle de Castelló 12, Madrid (Metro: Goya)
www.fontymadrid.com

6.- Moulin Chocolat

Vecina de la mencionada Fonty, encontramos frente al Retiro el que puede tranquilamente catalogarse como el paraíso del chocolate. Moulin Chocolat es uno de esos establecimientos por los que de verdad cuesta pasar sin entrar.

Ricardo Vélez es quien está al frente del local, aportando su experiencia y sabiendo perfectamente conjugar la tradición repostera francesa con los gustos de la demanda española. Es casi un delito no hablar de probablemente los macarons más conocidos de la ciudad, pero también lo sería olvidarnos de su bollería o un catálogo de chocolates de todas sus variedades y procedencias.

Calle Alcalá 77, Madrid (Metro: Retiro)
www.moulinchocolat.com

7.- Harina

Los fans de restaurantesdeprimera ya conocen Harina (nos acordamos de ellos al hablar de las mejores panaderías de Madrid), pero volvemos a recurrir a un local que goza de una envidiable ubicación mirando directamente a la Puerta de Alcalá. Un diseño diáfano e impecable nos da la bienvenida a uno de los establecimientos más conocidos de la capital.

Con siete años ya de recorrido en Madrid, para Harina la propuesta es simple y directa: lo auténtico. La empresa rechaza el uso de conservantes, colorantes o cualquier aditivo que pueda jugar en contra de que el producto final sea natural y de calidad. Y bien que lo agradecemos.

Plaza de la Independencia 10, Madrid (Metro: Retiro)
www.harinamadrid.com

8.- El Riojano

En la mismísima calle Mayor nos espera un local de ésos que merecen mucha más fama de la que tienen. La Confitería El Riojano nació, atentos, a mediados del siglo XIX, y ya desde su fachada informa al viandante de que éste no es un local cualquiera. La artesanía se respira desde una calle que le debe mucho a establecimientos como éste.

En El Riojano se presume de cuidar las tradiciones hasta el extremo, algo que resulta muy fácil de comprender cuando probamos alguna de sus especialidades, como el sempiterno roscón de Reyes, las torrijas, las monas de Pascua, los polvorones y un larguísimo etcétera que convierten a este local en parte imprescindible de la ciudad.

Calle Mayor 10, Madrid (Metro: Sol)
www.confiteriaelriojano.com

9.- Pomme Sucre

Nos vamos a la zona de Recoletos para hacer una visita a este local. Pomme Sucre es responsabilidad del confitero Julio Blanco, asturiano que se propuso dotar a la capital de una gotita de distinción con una pastelería de rasgos propios y calidad garantizada. El establecimiento es pequeño, pero merece la pena dejarse caer un día cualquiera por allí.

En este lugar no hay innovaciones excéntricas ni experimentos. Se apuesta por los productos habituales (croissants, macarons, hojaldres…) servidos en preciosas vajillas antiguas para darles un sabor delicioso en un entorno encantador. Y la combinación nos encanta.

Calle Barquillo 49, Madrid (Metro: Alonso Martínez)
www.pommesucre.com

10.- Neguri

Y para finalizar con la primera decena, nos trasladamos al norte de la capital, muy cerca de Nuevos Ministerios nos espera esta pastelería procedente de Bilbao (aún más

al norte) y que lleva desde mediados del pasado siglo en Madrid. Aquí se defiende el mantenimiento del proceso de elaboración como norma ineludible, y a buena fe que se nota.

En Neguri hacen bandera de productos como las tartas capuchinas, los pasteles de arroz, los babarois de chocolate… Su carta pastelera está además disponible en su página web, y podemos asegurar y aseguramos que no deja a nadie indiferente.

Calle de Espronceda 38, Madrid (Metro: Gregorio Marañón)
www.neguri.es

11. Santa Eulalia, alta pastelería al estilo francés

Buen pan, buen café, y gran pastelería en la Boulangerie y Patisserie Santa Eulalia. Ana Ramos y José Alberto Trabanco ofrecen una bollería increíble: magdalenas, financiers, brioche (brutales), croissants, caracolas, suizos, tigres… y en su obrador visto, realizan alta pastelería francesa, pasteles de chocolate y frambuesa o fruta de la pasión, tartaletas de limón, tarta sacher, tatín de manzana… Te pondrás a mirar su vitrina, y querrás probar uno de cada, te lo decimos por experiencia.

C/ Del Espejo, 12.

12.

Vicens, turrón para todo el año

Pocas empresas tienen una historia tan antigua como Vicens. Desde 1741 se tienen documentos de la elaboración artesanal de sus turrones en Lérida. Generación tras generación, han mantenido la calidad de la miel, la avellana, las almendras y el cacao pero sin olvidar la innovación. Albert Adriá y Ángel Velasco con el turrón de frambuesa, de piña colada o de trufa con toffee y mazapán de yuzu. Para los que se atreven con algo más especial, el turrón con almendras salada y un toque de pimienta o el turrón de yogurt son imprescindibles. Y no, el turrón no es sólo para Navidad (tienen durante todo el año). Ya verás en cuanto los pruebes.

C/ Mayor, 41 y en El Corte Inglés (C/ Preciados, 3)

13. Leónidas, muerte por chocolate (belga)

Hablar de Leónidas, es hablar de chocolate. Pero no cualquier chocolate, sino el belga, que es la marca del país. En 2015, la pastelería Leónidas llegó a España y escogió Madrid para su tienda. La historia de esta marca se remonta a la primera década del siglo XX y poco a poco se ha convertido en un imperio. En ella encontrarás chocolates de todo tipo, blanco, negro, con leche, natas, pralinés… y en diversos formatos, desde un estuche a una caja degustación. Una auténtica delicia que también puedes combinar con trufas puras.

C/ Fernán González, 14.

14. La Mallorquina, la magia del obrador

En la vida hay cosas complicadas, muy difíciles y luego está elegir un dulce de La Mallorquina. Uno no sabe por donde empezar, porque si eliges una tierna y crujiente rosquilla, te pierdes el croissant de chocolate, pero si te decides por el mugi (parecido a la palmera), entonces no entenderás la explosión de sabor del bocadito de nata… La historia centenaria de otra de las mejores pastelerías de Madrid, La Mallorquina forma parte de nuestra historia, y en tus Navidades no pueden faltar sus roscones (con y sin nata) o si lo prefieres, su mítico pastel de sobrasada. Vas a flipar.

C/Mayor, 2.

15. La mejor tarta de chocolate del mundo, está en Madrid

No es solo el nombre del local, sino la perfecta definición de esta tarta. Capas de chocolate Valrhona convertidas en una obra maestra de la pastelería gracias a Carlos Braz Lopes, un pastelero portugués cuya receta llegó a Madrid en 2010. ¿Qué tiene esta tarta que la hace tan especial? primero, no lleva harina ni fermento (es decir, sin gluten) y segundo, la calidad del chocolate es esencial, tanto en la versión del 70% de cacao como en la versión dulce con 53%. Se puede encargar (con entrega a domicilio o en tienda) en dos modalidades, la pequeña por 23€ y la grande por 34€ o directamente probar una porción (4,50€) en su cafetería de Madrid. A la tarta protagonista, también le acompañan otros dulces como el pao de ló, los riquísimos panecillos brasileños (pao de queijo) o los pasteles de nata con hojaldre.

C/Alcalá 89.

16. El obrador de aires franceses más famoso de Madrid es Mamá Framboise. Hay dos, pero me voy a centrar en la originaria. Para una merienda o un desayuno disfrutarás de un espacio muy coqueto con una bollería riquísima, pastelería, bizcochos, hojaldre, chocolates.. También hay quiches, sandwiches, ensaladas si prefieres algo salado. Propuestas que puedes acompañar de un café especial, un buen vino o un champagne Francés y con un telón de fondo de decoración vintage muy acogedora. También puede llevarte a casa sus riquísimas tartaletas o tartas. ¿Mi preferida? La de frambuesas.

C/ Fernando VI, 23, Madrid (Metro: Alonso Martínez).

Lo sabemos: una selección de las 16 mejores pastelerías en Madrid os sabe a poco. A nosotros también, pero esto es un pequeño aperitivo navideño. Algo así como un tentempié para preparar los estómagos y los paladares.

Queremos aumentar la lista así que estamos abiertos a vuestras sugerencias: siempre las tenemos y cuenta y mejor aún, vamos, probamos y contamos.