Durante nuestras vacaciones en Chiclana, otro de los restaurantes que visitamos fue la Marisquería Casa Bernardo.

Casa Bernardo cuenta con una Fantástica situación frente a la playa de La Barrosa, al comienzo de la segunda pista,  muy cerca de la Cruz Roja y con un amplio aparcamiento, terraza y salón climatizado, lo que lo hace ideal para disfrutar de un fabuloso día de verano en familia.

La Barrosa es una de las mejores playas de España. De ocho kilómetros de longitud y 100 metros de ancho, se extiende desde el acantilado que la separa de la playa de Sancti Petri hasta la Torre del Puerco. Es una de las playas más bonitas gracias a su arena fina y dorada, aguas cristalinas, y por su fabuloso paisaje en el que abundan los pinos y las inmensas dunas rodeada de preciosos acantilados.

De hecho, está considerada como una de las mejores playas de España, tal y como lo demuestra la Bandera Azul, galardón que otorga anualmente desde 1987 la Fundación Europea de Educación Ambiental a las playas y puertos de gran calidad y que están muy cuidadas, como es el caso de La Barrosa, ya que además de estar muy limpia, goza de rampas para hacer los caminos accesibles a las personas con discapacidad, contando adicionalmente con múltiples puestos de la Cruz Roja y varios restaurantes y chiringuitos a lo largo del paseo marítimo.

Sin duda alguna, os aconsejo que os acerquéis a esta playa para contemplar las impresionantes vistas al atardecer cuando el sol se esconde por detrás del Castillo de Sancti Petri.

Y con tal objetivo, uno de los mejores sitios para hacerlo es la marisquería Casa Bernardo, un restaurante familiar, dirigido por Bernardo Fontao, a la cabeza y seguido por sus dos hijos: Jesús y Víctor. El resto de la plantilla está formado por doce personas, que hacen posible el trabajo de cada día, ofreciendo lo mejor de cada uno con el objetivo de lograr la plena satisfacción del cliente.

En su carta de cocina tradicional marinera podemos encontrar una amplia selección de ensaladas y aliños, salazones y chacinas, paellas y arroces caldosos, pescados fritos y a la plancha, atún, mariscos. También hay espacio para la carne, en especial la ternera, el cerdo y cordero.

Pues bien, pasando a lo que nos importa, a continuación os cuento cual fue nuestra experiencia.

Nada más entrar por la puerta, nos atendió el bueno de Jesús con una sonrisa de oreja a oreja invitándonos a sentarnos en la mesa que prefiriésemos ya que en ese momento el restaurante estaba casi vacío. Elegimos una mesa pegada a la cristalera para disfrutar de las fabulosas vistas.

Como íbamos con el pequeño, lo primero que hicimos fue pedir unos taquitos de corvina para que fuera comiendo porque si no se iba a quedar dormido, cosa que así ocurrió. De todas las maneras, los taquitos de corvina eran sobresalientes. Con mucho sabor a mar y muy bien fritos, y aunque un poco sositos, hicieron las delicias de unos hambrientos comensales.

Además para picar pedimos un surtido de fritos, un tomate aliñado y unas gambas cocidas.

El surtido de fritos era espectacular. Compuesto por tortillitas de camarones, chocos, boquerones y puntillitas, Perfectamente fritos, sin una gota de aceite. Nada que envidiar a los fritos de Málaga que tanta fama tienen por ser los mejores de España. Entre ellos destacaban las tortillitas de camarones: de gran tamaño, muy Crujientes, y con ese toque tan especial que le daban los abundantes camarones,hicieron los honores a un comienzo fenomenal.¡Sí señor!

Luego nos trajeron el tomate y las gambas. Las gambas eran extraordinarias. Tenían un profundísimo sabor a mar y un soberbio tamaño, razón por la que desaparecieron en un plis plas. De hecho, cuando se acercó el bueno de Jesús, al ver el plato nos preguntó “¿Quereis otra ración?” Le dijimos que no, pero nos quedamos con las ganas porque ¡estaban de muerte!

¿Y el tomate? ¡Ay Dios mío! ¡Que maravilla! De esos tomates que saben a tomate, muy carnosos y jugosos a la vez, llenos de sabor a huerta y con ese toque magistral que le da el aceite de oliva extra. Es más, ¡No nos pudimos resistir ¡para coger pan y moja! En definitiva ¡puro placer! ¡Mummm!

Entre los segundos, mi cuñado se decidió por el atún a la plancha, en cambio, mi hermana y yo seguimos el consejo de nuestra vista, ya que nos llamó la atención la fantástica pinta que tenía el arroz de la familia que estaba sentada a nuestro lado: un arroz caldoso con marisco y pescados.

¡Y no nos equivocamos! ¡Que maravilla! Me atrevería a decir que es uno de los mejores que me he comido en mi vida. Tenía de todo: gambas, langostinos, cigalas, caravineros, almejas, coquinas, calamares, rape y hurta, lo que le otorgaba un sabor sensacional a mar, lo que unido a ese magnífico punto de cocción del arroz, le daban el toque ideal a todo el conjunto, gracias en buena parte al sabrosito caldito hecho con el jugo de todos los pescados y mariscos anteriores.

¡Y ojito al atún! ¡Rico rico! Un fresquísimo lomo de atún a la plancha y acompañado de unas patatas panaderas y una ensalada con berros. Estaba tan jugoso que cuando lo pinchabas y lo metías en la boca, se deshacía dejando paso a un sabor tan espectacular ¡que los sentidos se ponían a bailar! ¡Magnífico manjar!

Y como buenos gourmets, no nos podíamos marchar sin haber probado un dulce, entre los que nos decantamos por un puding casero de chocolate y una tarta de queso Philadelpia con frutos rojos y mermelada de fresa. La tarta de queso estaba rica, pero como bien nos habían dicho, se notaba que no era casera, pero aún así, ¡dimos buena cuenta de ella!

En cambio, el puding de chocolate estaba delicioso: muy cremoso y con un inconfundible sabor a chocolate negro ¡sólo apto para los buenos disfrutones! ¡como mi sobrino y yo! Le puso la guinda ¡a un formidable final!

Con un café con hielo, una botella de agua con gas, dos cervezas y dos Coca Colas, salimos a 30 euros por persona. ¿SE puede pedir más?

Queridos lectores, ¡ya sabeis! Si quereis disfrutar de una magnífica comida con unas increíbles vistas de La Barrosa, ¡a la Marisquería Casa Bernardo teneis que venir!

Av. del Atlántico, Chiclana de la Frontera

Teléfono: 956 49 73 31

 Web: http://www.marisqueriacasabernardo.com/

Tipo de cocina: marisquería
Horario:Lunes a Domingo de 11:00 a 17:00 y 20:00 a 24:00.

Precio medio: 25 – 40€/persona
A %d blogueros les gusta esto: