Maruzzella es Una trattoria clásica italiana donde los colores cálidos impregnan el ambiente de encanto, y las fotografías en blanco y negro que dominan sus paredes con los grandes mitos italianos le dotan de un aire italianísimo y casero. Emplazado en un entorno privilegiado del centro de la capital, dispone de una terraza (climatizada en invierno) maravillosa para disfrutar de veladas inolvidables.

Pues bien, un domingo de mediados de octubre estuve comiendo con mi madre, hermana y cuñado en su fabulosa terraza, donde además de disfrutar del buen tiempo, también lo hicimos de una exquisita comida italiana con platos típicos del país de la bota.

Nada más llegar, como íbamos con Spot, preguntamos si tenían sitio en la terraza, a lo que nos dijeron que tenían todas las mesas reservadas, pero con una sonrisa de oreja a oreja nos ofrecieron la posibilidad de montarnos una mesa en la terraza. Dicho y hecho, en dos minutos nos prepararon una formidable mesa un poco apartada del resto, donde pudimos gozar de una gran tranquilidad en compañía de Spot.

La verdad es que yo había estado otra vez en este restaurante hace unos años, pero con el cambio de carta me sorprendieron gratamente. De hecho, me costó mucho decidirme porque todo tenía una pinta guay.

Una vez mirada y revisada la carta, nos decidimos por una pizza cuatro quesos, otra raviata, unos tagliatelle al tartuffo y como yo estaba en dudas entre unos straccino con gcigalas, calamares y almejas o unos fuccilli con gorgonzola y nuez, tuve que pedirle consejo al maitre. Me contestó en su buen italiano: “Sin duda alguna, los straccino con cigalas, almejas y calamares”, “Son soberbios”. ¡Y vaya si lo eran! Yo me atrevería a decir que ¡Rimbombantemente geniales! ¡Qué locura! Una pasta con forma de tirabuzones con sus cigalas, almejas y calamares acompañada con una salsa que estaba hecha con la cocción de todos estos mariscos, plato al que yo le añadí una buena cantidad de queso en polvo. ¡Menuda delicia! ¡Qué sabor a mar tan rico!


Los tabliatelle tampoco se quedaron cortos. Con una pasta que se notaba que estaba recién hecha al horno y con una salsa de trufa muy delicada y suavecita, le daban un toque espectacular. Mi cuñado los calificó como ¡uno de los mejores que había comido nunca! y todo el secreto está en la salsa ¡y en la masa!

Las pizzas tenían una pinta maravillosa ya que tenían una masa muy fina y estaban colmaditas de relleno, razón por la que estaban sensacionales. La de cuatro quesos ¡era de película! porque todos los quesos estaban bien mezcladitos, por lo que el sabor picante del queso azul y gorgonzola se combinaban a la perfección con el parmesano y el emental. ¡Cuánto tiempo hacía que no probaba una pizza tan suprema!

¿Y la raviata? ¡Menuda fantasía! Con una explosión de sabores en los que predominaba el picantito de la guindilla y el picorcito del choricito le daban un toquecito muy agradable y sobre todo ¡fuera de lo tradicional!

De postres pedimos una tarta de queso y un tiramisú que. Ambos estaban realmente exquisitos, pero desde luego, la tarta de queso con base de galleta ¡con lo que a mí me gusta! ¡era extremadamente fantástica!

¡Ojo! que el tiramisú no se quedó a la zaga, ya que como me gustan a mí, estaba muy cremoso gracias al abundante mascarpone, pero la gran cantidad de chocolate que tenía y el profundo sabor a café, lehicieron merecedor de su mejor nota ¡de matrícula de honor!

Toda esta fabulosa comida de domingo en compañía de nuestro Bobtail, Spot, en una terraza que hace las delicias de los que vivimos por la zona de Nuevos Ministerios, y sobre todo, con un precio impresionante con una elevadísima calidad y buen servicio. ¿Sugerencia del chef¿ ¡Para tenerlo muy en cuenta!

 

Dirección: Raimundo Fernández Villaverde, 28, 28003, Madrid, España

Teléfono: 91 534 77 32

Web: http://www.gruppopulcinella.com/restaurantes/maruzzella
Aparcamiento: sí calle Hernani
Terraza: sí
Tarjetas: sí
Horario:

abierto todos los días de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 23:30

Tipo de cocina: italiana

Precio medio: 15 – 25€/persona