Hoy os vengo a traer una receta muy rica con la que sorprenderéis a todos vuestros invitados el día de Reyes. Os estoy hablando del pastel de centolla, un plato exquisito y muy fácil de hacer. Lo único qque hay que hacer es dedicarle mucho cariño y amor, tener los ingredientes en casa y querer sorprender a vuestros comensales.

Sin más preparación, ¡aquí os dejo el recetón!

 

Para 6-8 personas

 

Ingredientes:

 

1 Kg de carne de centolla

350 gr de pan blanco sin corteza

2 tazas de agua

3 cucharadas de aceite

1 cucharada de perejil picado

1 cebolla mediana picada muy finita

1 pimentón rojo picado en dados pequeños

3 zanahorias peladas y ralladas

2 dientes de ajo molidos

1 cucharadita de comino en polvo

1 cucharada de orégano

1 cucharadita de ají color pimentón rojo molido

1 cucharada de salsa de ají

2 tazas de leche

1/3 taza de crema

¾ taza de vino blanco

½ taza de queso parmesano rallado

Sal y pimienta

6-8 caparazones pequeños de centolla (para servir)

 

Elaboración:

 

1.- Precalentar el horno a 200 grados.

2.- Remojar el pan en agua durante 10 minutos.

3.- Escurrir el agua en un colador y apretar el pan para botar completamente el líquido y reservar.

4.- Calentar el aceite en una sartén grande.

5.- Saltear la cebolla con el perejil y el pimentón rojo por 3 minutos.

6.- Añadir las zanahorias, el ajo, el comino, el orégano, el ají de color, la sal y la pimienta y saltear por un minuto.

7.- Reducir el fuego a medio-lento y añadir el pan, la leche, la crema y el vino blanco y revolver durante 5 minutos.

8.- Incorporar la carne de centolla y dejar unos minutos para que todo coja sabor, retirar del fuego y añadir  un poco más de leche, de sal y pimienta y agregar la salsa de ají.

9.- Por último, se deben de rellenar los caparazones con el excelente guiso, esparcir el queso rallado y calentar en el horno durante 20 minutos hasta que la cubierta alcance un tono dorado.

10.- Servir y comer en el instante.

 

  • Cuando agregues la centolla a la preparación, aplastala un poco con un tenedor para deshilachar la carne, ¡pero ojo! No del todo, la idea es conservar algunos trocitos grandes para que se note que está hecho con verdadera carne de centolla.