Echando la vista atrás hacia los Juegos OLímpicos de Río para prepararnos para los de Tokio en los que se sucederán las alegrías y decepciones por parte de cada deportista. Todos ellos, para un correcto desempeño de su actividad profesional, necesitan cuidar la alimentación. Por eso nos preguntamos: ¿qué comen los atletas en los Juegos Olímpicos?

Sorprendentemente los alimentos más ingeridos por los atletas son la pizza, la pasta y el yogur, además de la avena y el kale. La empresa encargada de alimentar a 18.000 personas todos los días ,reparte mas de 50.000 raciones diarias de alimento, trabajando las 24 horas del día. Entre el personal se encuentran 20 chefs. El comedor de los juegos cuenta con diez islas organizadas por variedad de alimentos, no faltan frutas exóticas, platos típicos brasileños (arroz, frijoles, churrasco, farofa, tapioca, trufas de chocolate, pan de queso) pero también hay opciones asiáticas y hasta alternativas kosher.

Pero la alimentación cambia dependiendo de la disciplina de los atletas. Los nadadores necesitan muchos hidratos de carbono para tener mayor energía, sin embargo los boxeadores no pueden ganar peso si quieren mantener su categoría. La dificultad para alimentar a los atletas es especialmente pronunciada ya que siguen dietas muy estrictas que varían enormemente entre unos y otros.

Novak Djokovic sigue una dieta más estricta desde que en 2010 descubriera que es celiaco. Además hace menos de un año se hizo vegetariano, aunque con una particularidad, ya que toma una ración semanal de pescado. Michael Phelps desmintió consumir 12.000 calorías por día pero para mantiene su grasa corporal en menos de 4% con alrededor de 3529 calorías por día. La sorpresa es que siempre toma un sándwich de albóndigas de la cadena Subway.

La española Helena Casas, de ciclismo en pista, sigue la paleodieta, que consiste en una alimentación basada en los hábitos de nuestros ancestros que prioriza el consumo de carne, pescado o frutos secos y rechaza productos procesados. Esta dieta la ayuda a alcalinizar el pH de la sangre porque con el exceso de entrenamientos tiende a acidificarse, lo que provoca que la sangre robe nutrientes de otros órganos para equilibrar el pH.

Uno de los cambios más importantes en el comedor de la Villa Olímpica de Río 2016 fue que no todo era ilimitado para los atletas, para evitar desbordes. Sin embargo, no todo era sano y beneficioso, también contaban con un McDonalds en la Villa Olímpica, bastante frecuentado por atletas, periodistas, preparadores y el resto del personal. La nadadora australiana Melanie Schlanger es un ejemplo. Ella confesó que una de las cosas que más le gustbaa de la Villa Olímpica era que tenía la posibilidad de comer comida basura. “No era raro ver a nadadores comiendo hamburguesas a las 4 de la madrugada. Generalmente, después de competir y no antes”, dijo a The Courier Mail.

En muchos casos comentaron que en sus países no disponían de esta comida y por ello aprovechaban la ocasión.  Por ejemplo Sawan Serasinghe, jugador australiano de bádminton que competía en el cuadro de dobles, celebró el final de su participación en Río 2016. ¿Cómo? Comiendo seis hamburguesas, 36 nuggets de pollo, seis raciones grandes de patatas y seis brownie.

Interesante ¿Verdad?

¡Habrá que ver con lo que les sorprenderán en Tokio!