La marca de chocolates Milka recreará la primera granja con figuras hechas de chocolate. Estará abierta para todos los públicos, principalmente familias con hijos, para que puedan sumergirse en un auténtico paisaje alpino en el que los animales de las típicas granjas familiares de esta zona estarán hechos de chocolate.

Además, las familias que se acerquen a esta granja de chocolate en pleno centro de Madrid podrán disfrutar de diferentes talleres en los que aprender a hacer figuras con chocolate, decorarlas con sus hijos y recrear animales típicos de una granja.

Granja de chocolate Milka

Y es que de estas granjas alpinas con una media de 60 vacas proceden Lotta, Lola o Katja. Ellas son algunas de las vacas reales que pastan cada día en los Alpes y ahora estarán presente por un tiempo en los envoltorios lilas característicos de la marca.

Desde el viernes 7 de febrero y hasta el domingo 9 todo el que quiera podrá pasarse a conocer la recreación de la primera granja de chocolate en el espacio Milk Studio de Madrid situado en la calle General Lacy 48 y participar en los talleres de la mano del maestro chocolatero Nacho Gómez y la influencer y repostera Alma Cupcakes.

Milk Studio. Granja de chocolate Milka
Milk Studio

Más información e inscripción a los talleres en: www.tallermilka.es

La cremosidad de Milka

Este homenaje a las vacas reales que dan la leche del chocolate Milka también incluye las granjas donde se crían. Todo ello, porque son las auténticas protagonistas y responsables de obtener leche de calidad, clave para lograr la cremosidad del chocolate Milka.

De hecho, es un chocolate suave desde el primer bocado. Su cremosidad tan característica consigue que se derrita lentamente, liberando así un sabor a chocolate con leche que envuelve el paladar. Una de las claves de la cremosidad reside precisamente en la calidad de la leche empleada y que procede de vacas cuidadas con gran mimo y criadas en pequeñas granjas familiares de la región alpina por ganaderos que comparten los mismos valores que la marca. “Esa manera en la que son tratadas las vacas permite obtener una leche de calidad que es un ingrediente esencial para nuestro cremoso chocolate”, as.

Desde hace más de 120 años, la leche de las vacas de Milka es leche 100% alpina y las granjas donde se crían estas vacas son familiares, con no más de 60 vacas de media cada una y están situadas en un radio de 100 km dentro de la región alpina.

 

A %d blogueros les gusta esto: